El preoperatorio; cosas a considerar

Aunque ya hayas tomado la decisión de practicarte una mamoplastia (operación de aumento de pechos), una decisión contundente o bien reflexionada no lo es todo.

Primero, esta idea puede causar revuelo en el entorno familiar, de amistad o de trabajo. Por esto, es una decisión que debe tomarse con cautela sabiendo medir a las personas que se tiene alrededor y sabiendo que muchas de ellas pueden oponerse.

Comoaumentarsubusto336x280

También es necesaria mucho más la aprobación médica por motivos de salud. Se debe seguir un proceso de evaluación previo para garantizar que la intervención podría hacerse sin ningún tipo de riesgo en ti.

Las pruebas necesarias pueden consistir en:

  • Mamografías
  • Analíticas
  • Estudio cardiaco y/o respiratorio
  • Valoración de las glándulas mamarias
  • Permisibilidad del estado de la piel que recubre los senos
  • Posibilidad de distensión de la piel limitada o buena
  • Medición de distancias como la del pezón al surco inferior de las mamas
  • Analizar la forma de los pechos y observar lo caídos que puedan estar
  • Observar posibles asimetrías de las mamas
  • Obtener información sobre los hábitos de la paciente; ser fumadora es un dato importante (deberá dejar de hacerlo unos 10 días previos a la operación).

Para la aprobación final de que se vaya a realizar la mamoplastia sin ningún riesgo, es necesario descartar que la mujer se encuentre en riesgo. Estos caso serían:

  • Haber sufrido algún tipo de absceso mamario recientemente
  • Padecer dolor mamario difuso
  • Haber cursado mastitis anteriormente
  • Tener o haber tenido tumores en la zona
  • Ser paciente oncológica de cáncer de mama ( recurrente o persistente)
  • Padecer algún tipo de infección en cualquier localización del cuerpo
  • Contar con un historial clínico de hemorragias
  • Haber padecido o padecer alteraciones del sistema inmunitario
  • Padecer hipersensibilidad a materiales poco frecuentes
  • Tener alteraciones cutáneas o del músculo pectoral

Leave a Reply