Influencia de la mamoplastia en la lactancia

Cuando surge un embarazo en una mujer con implantes mamarios, popularmente se ha creído que esta mujer no podrá dar el pecho a su bebé y esto es criticado en la mayoría de los casos como una insensatez de la madre por anteponer un capricho estético a la salud de su propio hijo.

Nada más lejos de la realidad, las prótesis son compatibles con la lactancia y esta es recomendable en casi todas las embarazadas por los beneficios que supone para el bebé y para la madre. Desgraciadamente, existen numerosos casos donde no se practica por miedo, malos consejos o desconocimiento.

Comoaumentarsubusto336x280

Las futuras mamás pueden estar tranquilas porque podrán intentar la lactancia y sólo en algunos casos podrán presentarse dificultades. Estos casos pueden ser:

  • Que se hayan dañado nervios

Los nervios mamarios son muy importantes en el proceso de la lactancia porque son los encargados de transmitir el estímulo de la succión mediante una hormona que ha de liberarse; llamada “oxitocina”. Sin embargo, a efectos prácticos la mayoría de los pequeños daños nerviosos que pueden ocasionarse no suponen un problema porque tienen capacidad regenerativa.

  • Que en mamoplastias por incisión periareolar se hayan dañado conductos galactóforos

En ocasiones poco frecuentes se podría dar el caso de una atrofia glandular que impidiese una lactancia óptima pero los conductos galactóforos tienen capacidad de recanalización y esto es infrecuente.

  • Que la sensibilidad de los pechos sea escasa

Una pérdida de la sensibilidad en la zona del pezón puede traer consigo problemas en la etapa de la lactancia porque es decisivo que se produzca un buen estímulo de la succión del bebé para que el cerebro sea estimulado y los conductos galactóforos liberen leche de esta forma.

Como tratamiento existe la administración de oxitocina exógena por vía nasal

  • Que existan problemas de espacio en la mama donde le implante suponga un problema para la correcta producción de leche materna

Esta complicación es el problema más frecuente que puede llegar a padecer una madre que quiera dar el pecho a su hijo. Los implantes pueden ser un impedimento para el tránsito y producción de la leche que puede desencadenar consecuentemente ingurgitación mamaria.

A pesar de ello, se puede prevenir incitando al bebé para mamar asiduamente y en varias posiciones; consiguiendo de esta forma que cuando aumente la leche se pueda vaciar con facilidad.

 

Leave a Reply