Cómo todas las operaciones, la de aumento de pecho no podía ser una excepción, por lo que conlleva algunos riesgos que deberías conocer antes de decidirte si someterte (o no) a la mamoplastia.

  • Contractura capsular:
    Formación de tejido fibrosos que engloba apretando al implante de forma que el pecho se torna duro y engarrotado causando dolor incluso.
  • Rechazo de Implantes:
    Contraer una infección o que el tejido sea inadecuado o insuficiente puede causar rechazo.
  • Necrosis:
    La muerte celular puede ocurrir por consumo de esteroides, drogas, tras exponerse a quimioterapia o radiación, tras fumar o exponerse excesivamente a calor o frío.
  • Arrugas y desgarros:
    Pueden aparecer arrugas más o menos profundas aunque algunas pueden ser normales. Las arrugas intensas suelen darse en mujeres con implantes salinos y texturizados o que presenten poco tejido alrededor de las mamas.
  • Alteración en la sensibilidad del pezón y de la piel:
    Pequeños cambios de sensibilidad post-operatorios son normales al principio. Sin embargo, cambios en la sensibilidad intensos y/o prolongados son anomalías que pueden afectar tanto la vida sexual de la mujer como el amamantamiento de un bebé.
  • Pared mamaria deforme:
    No se conocen las consecuencias de la deformidad de la pared pero se sabe que es un de los efecto secundarios posibles de la mamoplastia.
  • Desplazamiento de los Implantes:
    Las prótesis pueden moverse o rotar produciendo incomodidad o alteración de la forma de lso pechos. Para solucionarlo, se debería recurrir nuevamente a cirugía.
  • Contaminación de la zona:
    Pueden haber depósitos indeseados de material quirúrgico textil o talco aunque las consecuencias no se conocen realmente.
  • Realización de actividades de riesgo:
    Llevar a cabo prácticas donde la zona del pecho pueda sufrir aumenta el riesgo de rotura, sangrado o seroma.
  • Sangrando:
    Durante el periodo post-operatorio será necesario extraer la sangre del hematoma.
  • Seroma:
    Fluido de suero que se acumula en la zona mamaria y suele deberse a algún trauma o ejercicio intenso tras la cirugía.
  • Infección:
    La infección puede ocurrir en algunos casos y se trata mediante antibióticos.
  • Cicatrices marcadas:
    Es poco común que las cicatrices sean muy visibles o anormales.
  • Anestesia quirúrgica:
    La anestesia trae consigo riesgo de complicaciones como lesiones o incluso la muerte.
  • Reacciones alérgicas:
    De forma infrecuente han surgido casos donde se ha manifestado alergia a materiales propios de la cirugía.
  • Dolor:
    Puede aparecer dolor porque se haya elegido un tamaño inadecuado de prótesis, haya habido mala colocación o técnica, se haya lesionado o nervio…

Esperamos que ahora no cojas miedo después de leer esto, pero, aunque se trate de una operación muy común y segura, conlleva unos riesgos que es importante que sepas para decidir con criterio.

Comoaumentarsubusto336x280